Iniciar sesión flecha
Usuario:
Contraseña:
Recordar
LosTrotamundos
logo
LosTrotamundos
 
Un día en A Coruña, la Ciudad de Cristal

Un día en A Coruña, la Ciudad de Cristal

Autor ToniEscuder - Fecha de creación 04/10/2020

Nuestro siguiente destino era A Coruña, una ciudad costera que cuenta con el paseo marítimo urbano más largo de toda Europa con más de 13 kilómetros longitud. 

Llegamos por la noche. Fuimos directamente a nuestro hotel para dejar las maletas y salir a cenar antes de que nos cerraran los bares. Nuestro alojamiento se llamaba Hotel Maycar y está muy bien ubicado. La habitación no era nada del otro mundo, pero contaba con lo necesario. Nos salió por 130€ la habitación doble dos noches. Además, tenía un convenio con un parking próximo por el que te salía 13€ el día completo. Para no pagar dos días de parking, lo que hicimos fue dejar el coche en zona azul la primera noche, ya que hasta las 9h de la mañana es gratuito. Hay que destacar que por esta zona es bastante complejo aparcar, casi todo es zona azul y aún así cuesta encontrar hueco.

Teníamos a un paso la zona más famosa de tapeo de la ciudad, la Calle Estrella. Así que fuimos para allí pero sin mucho éxito, ya que por las horas que eran no nos dejaban entrar en ningún lugar. Tampoco es que fuera tan tarde, pero al estar en época covid los horarios eran más reducidos. Finalmente, terminamos en la Taberna do Xan en la calle Galera, la única taberna que se encontraba medio vacía y con unos carteles de platos que los habrían cogido de Internet. Un fiasco total, posiblemente el peor bar de toda la zona (o de Galicia) tanto en trato como en comida, por lo que no lo recomendamos. Es digno del programa "Pesadilla en la Cocina". Éramos conscientes antes de entrar, pero no nos quedaban muchas más opciones. Pedimos una de pulpo a feira, una de raxo (que son dados de lomo de cerdo típicos de Galicia), un par de cervezas y para el hotel a descansar. Salimos por 22.50€.

Al día siguiente el cielo estaba gris, con neblina y amenazaba tanto la lluvia que de vez en cuando podías sentir alguna gota en la cara. Al menos se mantuvo así todo el día y no fue a más. Con este temporal, descartamos ir a la Playa de Riazor y a la Playa del Orzán. La noche anterior empezamos con mala experiencia en A Coruña y tocaba cambiarle la cara a pesar del mal tiempo.

Según cuenta la leyenda que escribió Alfonso X "El Sabio", hubo un gigante llamado Gerión que tenía atemorizados a los habitantes obligándoles a darle la mitad de sus bienes. Un día, decidieron pedir ayuda a Hércules y éste retó al gigante en una batalla que duraría 3 días. Finalmente, Hércules derrotó a Gerión, cortó su cabeza y la enterró junto al mar levantando una enorme torre sobre su fosa para conmemorar la victoria. En sus cercanías fundó Crunia en honor a la primera mujer que habitó el lugar y de la que se enamoró. Así fue como tuvo origen La Coruña y la Torre de Hércules, el lugar al que nos dirigíamos a primera hora de la mañana.

Cerca de la torre existe un amplio parking gratuito, junto a las casetas donde se compran las entradas al faro. Por desgracia, al estar en época covid, el aforo era muy reducido y era necesario comprarlas con antelación por lo que no pudimos entrar y subir las 234 escaleras para disfrutar de las vistas panorámicas que ofrece o ver el museo con vestigios romanos que se encuentra en su subsuelo.

Breogán y la Torre de Hércules
Breogán y la Torre de Hércules
A los pies de la Torre de Hércules
A los pies de la Torre de Hércules

Igualmente, la Torre de Hércules tiene mucho que ofrecer, así como sus alrededores ya que se encuentra en un Parque Escultórico de 47 hectáreas. Subimos una larga y ancha rampa hasta llegar a los pies del faro mientras un fuerte viento nos golpeaba. Un poco antes se encuentra la estatua de Breogán, un personaje de la mitología celta que fundó Brigantia en el territorio de la actual Galicia. De hecho, el faro se llamaba el Faro de Brigantia hasta el siglo XIX. Al fin estábamos frente al Faro de Hércules. Con sus 55 metros de altura, es el único faro romano y el más antiguo del mundo en funcionamiento. Su origen real viene del siglo I y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2009. 

A los pies de la Torre se encuentra la Rosa de los Vientos, un mosaico circular de 25 metros de diámetro con una rosa náutica de color en el que están representados los países celtas y Tarsis, el lugar de origen del gigante Gerión. Desde este lugar se obtienen unas fotos muy bonitas del Faro con el mosaico a sus pies. 

Desde la Rosa de los Vientos
Desde la Rosa de los Vientos

Continuamos dando un paseo por el Parque Escultórico, todo un museo al aire libre con diferentes obras de importantes artistas del siglo XX, hasta llegar al Campo de la Rata, declarado también Patrimonio Mundial por la UNESCO. Este lugar fue utilizado como campo de fusilamiento durante durante la Guerra Civil y hoy en día luce con dos importantes monumentos que homenajean a las víctimas. Por un lado están los Menhires por la Paz de Manolo Paz y, por otro, unos megalitos diseñados por Isaac Díaz Pardo con poemas y pinturas rojas que simboliza la sangre de los fusilados.

Campo de la Rata
Campo de la Rata

Volvimos de nuevo a nuestra zona del hotel para ir a comer a la Calle Estrella. Esta vez sí acertamos con el sitio. Entramos en el Rincón de Eli, situado en el número 42. Se trata de una taberna pequeñita en el que no existe una gran variedad en su carta, pero lo que tienen es de buena calidad. Pedimos una ración de mejillones, otra de parrochas (un tipo de sardina), otra de zorza (un picadillo de carne muy típico de Galicia que se macera con sal, ajo, pimentón y aceite)  y una tortilla de patatas. Lo acompañamos con unas cañas y rematamos con una tarta de queso. Todo por 29,20€.

Salimos al famoso Obelisco, aunque más bien parece una columna. Este monumento, que fue inaugurado en 1895, es un homenaje al dramaturgo y político español Linares Rivas. Se dice que la idea surgió a raíz del obelisco que se encuentra en la Plaza de la Concordia de París dedicado a Ramsés II. En su traslado de Egipto a Francia hizo una escala de 15 días en A Coruña y tanto gustó que quisieron hacer algo similar. En lo alto hay un reloj de 4 esferas y una veleta. Sea como fuere, este lugar suele ser un punto de encuentro habitual entre los coruñeses.

Continuamos por la Calle Real, una de las más concurridas e importantes a nivel comercial. Contigua a esta sigue la Calle Riego de Agua que finaliza en el centro neurálgico de la ciudad: La Plaza de María Pita. En esta bella plaza rectangular de edificios porticados, se encuentra el Palacio Municipal que alberga la Casa Consistorial del Ayuntamiento, un edificio que nos recordaba al Ayuntamiento de Valencia. En medio de la plaza, la estatua de María Pita, la heroína de A Coruña. Cuando los británicos asediaron la ciudad en 1589 como castigo por su apoyo a la Armada Invencible, asesinaron al marido de María Pita y ésta, llena de rabia y con una pica en la mano, mató al alférez que dirigía el asalto. Los coruñeses, viendo semejante acto de valentía, se lanzaron al enemigo que tuvo que emprender la retirada.

Palacio Municipal (Ayuntamiento)
Palacio Municipal (Ayuntamiento)
Plaza de María Pita
Plaza de María Pita

Desde esta plaza parten distintos free tours. Nosotros intentamos reservar alguno, pero casi todos estaban cancelados a causa del covid y no lo logramos. Suelen comenzar sobre las 18h y tuvimos la suerte de que, en uno de los free tours, faltó una pareja y nos dejaron apuntarnos. Así que partimos con ellos a ver el casco histórico de A Coruña. El recorrido que hicimos estuvo bastante bien y nos contaron diferentes curiosidades de la ciudad. Por ejemplo, aprendimos que en los edificios, sus fachadas se miden en remos, (sí, el remo de las barcas) siendo las casas más humildes las de un remo.

Nuestra primera parada fue en la Plaza del General Azcárraga. Antiguamente, se trataba de la plaza principal y era el lugar donde se instalaba el mercado. Actualmente, por muy curioso que parezca, tiene plataneros y, en mitad de ella, está la Fuente del Deseo; una fuente de 1870  que abastecía a los vecinos de la zona. Seguimos hasta la Colegiata Santa María del Campo, un bonito templo románico con origen en el siglo XII que está declarado Bien de Interés Cultural. En frente del templo está el Pazo de Cornide que actualmente pertenece a Carmen Polo, la mujer del dictador Francisco Franco. Seguimos callejeando hasta llegar al Convento de Santo Domingo que data del siglo XIII, aunque lo que vemos ahora es una reconstrucción barroca del siglo XVII. Lo que más llama la atención de este templo es su torre, la cual parece que esté torcida, pero la realidad es que es la fachada la que está oblicua al eje de la iglesia.

Colegiata Santa María del Campo
Colegiata Santa María del Campo
Convento de Santo Domingo
Convento de Santo Domingo

Llegábamos al jardín de estilo romántico inglés de San Carlos. Con gigantescos olmos milenarios, se encuentra aquí la tumba del General inglés Sir John Moore, muerto en 1809 en la batalla de Elviña durante la Guerra de la Independencia Española frente a las tropas napoleónicas. Este General tenía como deseo ser enterrado en el lugar en el que perdiera la vida, y así se hizo. Aunque, previamente, este jardín fue construido como fortaleza defensiva en el siglo XIV siendo ya en 1834 cuando adoptó el actual aspecto. El jardín tiene un mirador desde el que se puede contemplar una panorámica de toda la zona del puerto.

Jardín de San Carlos
Jardín de San Carlos

Salimos ya al paseo marítimo y pasamos por alguna de las antiguas puertas de la ciudad. Ahora podíamos entender por qué a La Coruña se le conoce como "La Ciudad de Cristal". Antiguamente, las viviendas de los pescadores tenían galerías de cristal que protegían a la fachada del frío y la lluvia. Este tipo de vivienda fue la fuente de inspiración que se dio en la revolución arquitectónica de la ciudad a mediados del siglo XIX convirtiendo todo el paseo marítimo en las galerías acristaladas más largas del mundo. Y lo más curioso de todo es que no son las fachadas principales sino que son las traseras. En su día, fue muy criticado y ahora se ha convertido en toda una seña de identidad. La casa de Amancio Ortega está situada en el mismo paseo marítimo y es fácil identificarla: se trata de la casa que más remos mide.

Galerías de Cristal
Galerías de Cristal

Con esto finalizaba el free tour. Fue entretenido y muy enriquecedor. Volvíamos a la Plaza de María Pita para tomar algún refresco en algunas de sus múltiples terrazas. Con todo lo que habíamos aprendido, ahora sabíamos que las fachadas que daban a la plaza eran las principales.

Pasado un rato, decidimos ir a cenar. Fuimos a la Pulpería de Melide que se encuentra en la Plaza de España. Esta taberna tiene fama de servir el mejor pulpo de la ciudad por lo que, al no contar con reserva, fuimos a primera hora para ver si nos daban mesa. Tuvimos suerte ya que al poco rato de abrir se llenó por completo. Pedimos unas zamburiñas, una ración de pulpo a feira y otra de cachelos. Los cachelos son patatas cocidas, las pedimos porque el pulpo en Galicia se suele servir sin patatas, al contrario que se hace en el resto de España cuando pedimos un "pulpo a la gallega". Todo estaba espectacular. Para beber una botella de vino albariño de las Rías Baixas y de postre una tarta de queso riquísima que tenía un toque de queso azul. En total salió por 52,80€. 

Pulpo con cachelos
Pulpo con cachelos
Zamburiñas
Zamburiñas

Y con esto emprendíamos de nuevo nuestro camino al hotel. Finalmente, revertimos la situación del día anterior. A Coruña nos mostró una gran gastronomía y lugares emblemáticos. Lógicamente, en un día no se puede ver todo, nos quedaron muchas cosa pendientes, pero quedamos contentos con todo lo que nos dio tiempo a ver. 

útil 0 trotamundos consideran esto útil.

Comentarios

Comentarios:


No hay comentarios
LosTrotamundos.es © 2012-2020
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Solicitamos tu permiso para obtener datos de tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Política de privacidad