Iniciar sesión flecha
Usuario:
Contraseña:
Recordar
LosTrotamundos
logo
LosTrotamundos
 
Santiago de Compostela en un día

Santiago de Compostela en un día

Autor ToniEscuder - Fecha de creación 16/09/2020

Y de Pontevedra nos vamos a Santiago de Compostela, la capital de Galicia y uno de los 3 grandes núcleos de peregrinación del mundo de la cristiandad. La meta del Camino de Santiago. Poco menos de una hora separan estas dos ciudades en coche, llegamos cerca de las 13h. El vehículo lo dejamos en el parking de abastos por 13€ todo un día completo. 

Con las maletas a rastras nos paseamos por las calles empedradas del casco histórico de Santiago, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985, que se encuentra cerrado al tráfico rodado. Entramos por la zona donde suelen montar el mercado, con la Iglesia de San Fiz de Solvio a un lado. Nuestro alojamiento era el Hotel Montenegro Compostela, ubicado en una casa del siglo XVI. La habitación era muy bonita con las paredes originales de piedra y, además, una comodísima cama. Su ubicación no podía ser más idónea pues estaba a solo 100 metros de la Catedral de Santiago. Nos salió por 61,20€ la habitación doble sin desayuno, pero eso no es problema porque hay unas churrerías muy buenas cerquita. Si hay que ponerle una pega es que las paredes parecían de papel pues se escuchaban bastante los sonidos del resto de habitaciones.

El hambre apretaba y nos dirigíamos hacia la Rúa de San Pedro, una de las calles más famosas de la ciudad por sus numerosas y buenas tabernas. Para llegar hasta allí, pasamos por la Plaza Cervantes, que en el siglo XII era conocida como "El Foro" por ser punto de reunión y el lugar donde el pregonero leía las ordenanzas. En esta plaza se encuentra la Iglesia de San Bieito do Campo y el antiguo edificio del ayuntamiento. Seguimos por la Rúa das Animas en la que se encuentra el bonito Pazo de Fondevila, la Iglesia de Santa María do Camiño y la Capela das Ánimas. Por esta rúa vimos a bastantes peregrinos desfilar en su tramo final hacia la Catedral. Finalmente llegamos a la peatonal Rúa de San Pedro.

Nos habían recomendado dos restaurantes para comer, pero que por desgracia estaban cerrados. Finalmente entramos en Casal do Cabildo. Pedimos un menú que tenía una tabla Tierra-Mar para dos personas con jamón serano, queso, distintos tipos de carne (creo que de cerdo y ternera), setas, langostinos, zamburiñas, pimientos y patatas fritas. También incluía botella de albariño y postre. Salió todo por 50€ los dos, buen precio para lo servido. 

Y por fin, nos dirigíamos hacía la Plaza del Obradoiro. El sonido de una gaita parecía darnos la bienvenida a la plaza más famosa de toda Galicia. Su nombre viene por los antiguos talleres (obradoiro en gallego) que estaban instalados allí durante la construcción de la Catedral. La plaza es increíble y no solo por estar la Catedral de Santiago de Compostela, si no por todo lo que lo rodea. Si miramos hacia el templo, a la derecha tenemos el Colegio de San Xerome, un edificio renacentista del siglo XVI que acoge hoy el Rectorado de la Universidad de Santiago; a las espaldas nos queda el Palacio de Raxoi, el que fuera un seminario para confesores y residencia para los niños del coro, es hoy la actual sede consistorial del Ayuntamiento y sede de la Presidencia de la Xunta de Galicia; y a la izquierda nos queda el Hostal de los Reyes Católicos, construido en 1501 por petición de los Reyes Católicos para mejorar las deficiencias de atención sanitarias a los peregrinos, pero eso quedó en el pasado porque hoy en día pertenece a la red de Paradores de Turismo de España.

Plaza del Obradoiro
Plaza del Obradoiro
Catedral de Santiago de Compostela
Catedral de Santiago de Compostela

Delante de nosotros teníamos la fachada del Obradoiro de la Catedral de Santiago de Compostela que por fin se empieza a dejar ver después de tantos años con esos horrorosos andamios delante. A pesar de que siguen en proceso de restauración, su fachada principal estaba casi al descubierto, únicamente un muro blanco cubría la escalinata monumental. La fachada, de 74 metros de altura y de estilo barroco, fue antepuesta a la antigua de estilo románico en la que se encuentra el Pórtico de la Gloria, obra del Maestro Mateo que recrea escenas del Antiguo y Nuevo Testamento centradas en la Salvación del Hombre. En la parte izquierda de la fachada se encuentra el Pazo de Xelmírez, el antiguo Palacio episcopal; y a la derecha el claustro gótico-renacentista de la Catedral. Un buen lugar para tomar fotos sin ver andamios de por medio, es en las escaleras que quedan en la parte izquierda del Palacio de Raxoi.

Según cuenta la historia, el apóstol Santiago el Mayor fue ejecutado en Palestina en el año 44. Sus seguidores decidieron llevar su cuerpo al Fin del Mundo y enterrarlo allí. 800 años después, el ermitaño Paio descubrió el sepulcro oculto en los bosques de Libredón. El Rey Alfonso II ordenó construir una pequeña iglesia donde fue hallado. El siguiente rey mandó construir otra mayor y así sucesivamente pues el templo se iba quedando pequeño por la llegada de peregrinos que se habían enterado del hallazgo. Finalmente, el templo fue consagrado en 1211.

Tras estar un largo rato disfrutando de la Plaza del Obradoiro, decidimos ir a ver la Catedral por dentro. El acceso a la basílica es gratuita y actualmente está en obras. Casi todo está tapado con andamios, incluido el Altar Mayor. El famoso Botafumeiro, cuyo fin era perfumar el templo y disimular el mal olor que dejaban los peregrinos, no se salva tampoco de las restauraciones y hasta el año que viene no volverá a estar operativo. Por estar en tiempos de covid, tampoco es posible dar el tradicional abrazo a la estatua del Apóstol Santiago. Al menos pudimos ver sin obras la espectacular Capilla del Pilar de estilo barroco, con motivos jacobeos y mármoles de colores.

Además de la Plaza del Obradoiro, hay otras plazas preciosas alrededor de la Catedral. La Plaza de las Platerías da a la única fachada románica que conserva el templo con la majestuosa torre del reloj, de estilo gótico y conocida también como la Berenguela, al lado. Su nombre se debe a los talleres de plata que habían allí antiguamente. Si hay un elemento único en esta plaza que la hace distinta al resto de las que se encuentran en la Catedral, es su fuente. La Fuente de los Caballos está formada por cuatro caballos marinos con una mujer sentada sobre el arca apostólica sosteniendo una estrella que simboliza el hallazgo. En esta plaza se encuentra también la Casa da Conga que es la actual sede del Colegio de Arquitectos, el Museo de las Peregrinaciones y la Casa do Cabido, un bello edificio barroco que fue concebido únicamente para embellecer la plaza.

Plaza de las Platerías
Plaza de las Platerías
Plaza de las Platerías desde Rúa do Vilar
Plaza de las Platerías desde Rúa do Vilar

Las otras dos plazas que rodean la Catedral son la Plaza de Quintana y la Plaza de la Inmaculada. En la primera se encuentra la Puerta Santa que solo abre en Año Santo. Se trata de una plaza barroca partida en dos: Quintana de Vivos y Quintana de los Muertos, lugar que servía de cementerio hasta 1780. La segunda, que es el punto de entrada de los peregrinos que realizan el Camino de Santiago Francés e Inglés, da a la Fachada de Azabachería, nombre dado por los talleres dedicados a la talla de azabache.También se encuentra en ella el Monasterio de San Martiño, del siglo X y que acoge al Seminario Mayor Compostelano; es el segundo edificio religioso más grande de España después del Escorial.

Monasterio de San Martiño
Monasterio de San Martiño

Seguimos nuestro recorrido hacia el Convento de San Francisco, un templo que fue fundando por San Francisco de Asís en su su peregrinación a Santiago. Según se cuenta, San Francisco conoció a Cotolay, un carbonero que vivía muy cerca de donde se había instalado. El santo le contó que había tenido una visión donde Santiago le había indicado que tenía que fundar un convento en Compostela y que él se tenía que encargar de levantarlo. Cotolay no sabía de donde tenía que sacar el dinero, pero San Francisco le indicó que debía de cavar cerca de la fuente para hallar la manera y así lo hizo. Encontró un cofre lleno de monedas de oro con las que se pudo levantar el templo. Del convento original gótico, que hoy en día funciona como hotel, apenas se conservan cinco arcos en el claustro, el resto es una reconstrucción del siglo XVII en la que se agregó la monumental Iglesia que se terminó ya en el siglo XVIII.

Continuamos hasta llegar a la Plaza de San Martiño, lugar donde da la fachada de la Iglesia de San Martiño cuyo convento adjunto es el Seminario Mayor del que he hablado anteriormente. Allí aprovechamos para descansar y tomarnos algún refresco. Empezaba a hacer un poco de fresco, y como teníamos la suerte de tener el alojamiento tan céntrico, aprovechamos para ir a por unas chaquetas. Tener puesta una chaqueta en pleno agosto es impensable de donde venimos.

Convento de San Francisco
Convento de San Francisco
Iglesia de San Martiño
Iglesia de San Martiño

Nuestro siguiente destino era el Parque de la Alameda. Para ello fuimos por la Rúa Nova, una calle con soportales y casas señoriales que fue trazada en el siglo XII. En esta rúa se encuentra la iglesia románica de Santa María Salomé que conserva todavía su pórtico original. También está el Teatro Principal, donde se proyectaron las primeras películas que llegaron a la ciudad. Algunos de los pazos más importantes que se encuentran aquí son el Pazo de Ramirás del siglo XVI, el Pazo de Pedrosa que albergó el Hotel España y el Pazo de Santa Cruz donde estalló la primera carta bomba de la historia.

Rúa Nova
Rúa Nova

El Parque de la Alameda es el parque urbano más importante de la ciudad y está constituido por tres zonas: El paseo da Alameda, lCarballeira de Santa Susana y el Paseo da Ferradura. A la entrada nos da la bienvenida las estatuas de las dos Marías, que eran dos mujeres que se paseaban vestidas de forma excéntrica y muy maquilladas, en la década de los 50 y los 60, todos los días a las 14h en punto para flirtear con los estudiantes. Dos mujeres que fueron muy queridas y con un pasado nada fácil. Caminando por el Paseo da Ferradura contemplamos las mejores vistas de Santiago con la Catedral sobresaliendo sobre todo el casco histórico. Mientras hacíamos fotos con esta espectacular panorámica, nos dimos cuenta de que teníamos una divertida escultura de Valle Inclán sentada en un banco observándonos. Justo al otro lado del parque se encuentra otra escultura de la escritora gallega más famosa: Rosalía de Castro.

Paseo da Ferradura
Paseo da Ferradura
Paseo da Ferradura
Paseo da Ferradura

Cuando salimos del parque nos detuvimos en el primer bar que vimos. Sabíamos de por sí que no íbamos a tener muy buen servicio pues a este tipo de caza-guiris se les suele ver a lo lejos. Pero como solo queríamos unas cervezas, pues nos sentamos y, por perrería, terminamos pidiendo unas hamburguesas nada del otro mundo. No diremos el nombre para no darles publicidad, pero empieza por Mesón y termina por Cestaños. 

Volvimos por la Rúa do Vilar, considerada una de las calles más bonitas de España. Al igual que la Rúa Nova, está porticada para proteger de la lluvia a sus habitantes, aunque algunos de estos soportales fueron derribados en el siglo XX. La rúa albergó los principales comercios de la ciudad. Algunas de las construcciones más destacadas son el Pazo de Vaamonde que es la actual sede del Consorcio de Santiago; la Fundación Gonzalo Torrente Ballester; el Café Casino, que antaño fue un café selecto y bohemio con pianos y altos techos con lámparas de araña que sigue guardando parte de su decoración; y la Casa do Deán donde se hospedaban los obispos que venían de fuera. La rúa desemboca en la Plaza de las Platerías y tiene como telón de fondo la Berenguela.

Cuando llegábamos a la Plaza de las Platerías, empezamos a escuchar el sonido de una tuna que provenía de la Plaza del Obradoiro. Fuimos allí a cotillear. Se encontraban tocando bajo los soportales del Palacio de Raxoi con un grupo de personas alrededor animándose a cantar con ellos. Fue una buena forma de despedir nuestro día en la bonita ciudad de Santiago de Compostela.

útil 0 trotamundos consideran esto útil.

Comentarios

Comentarios:


No hay comentarios
LosTrotamundos.es © 2012-2020
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Solicitamos tu permiso para obtener datos de tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Política de privacidad