Iniciar sesión flecha
Usuario:
Contraseña:
Recordar
LosTrotamundos
logo
LosTrotamundos
 
The Catlins por la Southern Scenic Route (Sur de Nueva Zelanda)

The Catlins por la Southern Scenic Route (Sur de Nueva Zelanda)

Autor ToniEscuder - Fecha de creación 24/06/2020

Cuando planificamos nuestro viaje a Nueva Zelanda, una de las zonas que nos aconsejaron incluir fue el área de The Catlins, situado al sureste de la Isla Sur del país entre las regiones de Southland y Otago. Sin duda, fue un gran acierto conocer esta zona ya que tiende a ser una de las más olvidadas del país.

Un paisaje costero, densa vegetación, bellísimas cascadas, playas solitarias, una gran vida salvaje y viento, mucho viento, es lo que nos ofreció The Catlins.

A continuación, voy a indicar la ruta que realizamos durante dos días con los puntos más importantes para visitar. El recorrido está realizado de oeste a este, es el sentido en el que se suele realizar ya que lo normal es que estemos bajando por la costa oeste del país. Es fácil realizarla ya que simplemente hay que seguir las señales de la Southern Scenic Route.

Faro de Waipapa Point
Faro de Waipapa Point

El punto de entrada a The Catlins es Fortrose tomando desde Invercargill la SH92. Allí no hay prácticamente nada que ver, pero a continuación está Waipapa Point. Aquí se encuentra un faro que data de 1884 que se construyó 3 años después del hundimiento del barco de vapor SS Tararua en el que fallecieron 131 personas, la mayor tragedia de un navío de pasajeros de Nueva Zelanda. Además, este lugar es frecuentado por leones marinos. Era la primera vez que los veía en libertad, me pareció algo precioso. Nos acercamos tímidamente hasta uno, aunque manteniendo cierta distancia para no asustarlo.

¡¡El primer león marino que vi!!
¡¡El primer león marino que vi!!

El siguiente desvío que tomamos fue Slope Point. Se trata del punto más meridional de la Isla Sur, más allá, la siguiente tierra que podrás pisar es la Antártida. Un sendero de unos 20 minutos nos llevó hasta un faro algo regordete y el cartel más fotografiado de Nueva Zelanda que señaliza que estamos en el punto más al sur del país.

La famosa señal de Slope Point
La famosa señal de Slope Point

Hacía un viento bestial, se puede ver en nuestra ropa. Me tenía que agarrar la gorra para que no se fuera volando. Aunque los estragos del viento donde mejor se observan es en los árboles.

Los estragos del viento en Slope Point
Los estragos del viento en Slope Point

Curio Bay fue nuestra siguiente parada. Un nombre acertadísimo pues nos tiramos un buen rato curioseando por la bahía. ¿Y el motivo? Pues sencillo, a última hora del día se puede ver llegar una colonia de pingüinos ojigualdos. Vimos poquitos, pero como era la primera vez que veía también uno en libertad, me hizo muchísima ilusión. Además, cuando hay baja mar, se puede ver un bosque fosilizado del jurásico en su costa. Curioso cuando menos, ¿no?

¡La primera vez que veo un pingüino ojigualdo!
¡La primera vez que veo un pingüino ojigualdo!

Muy cerquita se encuentra Porpoise Bay. Un lugar ocupado prácticamente por un camping con todas las comodidades del mundo. Perfecto para hacer noche, aunque nosotros no lo hicimos, preferimos seguir un poco más la carretera y dormir en mitad de la nada. En su playa suelen anidar pingüinos azules y, en verano, los delfines Héctor vienen a parir.

Curiosos bosques de la zona
Curiosos bosques de la zona

Todo esto fue lo que realizamos el primer día. Sin duda fue muy emocionante, sobre todo por los leones marinos y pingüinos que vimos. El siguiente día comenzó con una tormenta y granizo increíble, pero como ya conocíamos la meteorología del país, solo tuvimos que esperar a que parase y saliera un espléndido sol para comenzar nuestro día.

Nuestra primera parada del fue McLean Falls. Para llegar a ellas hay que hacer un sendero de 40 minutos ida y vuelta entre bonitos helechos, aunque algo embarrado si acaba de llover. La cascada estaba a rebosar de agua, algo bueno tenía que traer el tormentazo que nos tragamos. Desde luego que verla así era espectacular.

McLean Falls
McLean Falls

Muy cerquita de aquí está Cathedral Caves (no confundir con la famosa Cathedral Cove de la península de Coromandel). Aquí no paramos por una sencilla razón, solo es accesible durante 2 horas en bajamar por lo que nuestro planning no nos lo permitía. En su página web https://www.cathedralcaves.co.nz viene toda la información y tiene un coste de acceso de 10NZ$ (cuando yo fui eran 5NZ$). Si se dispone de tiempo, lo recomiendo hacer, las fotos que he visto son preciosas. Las Cathedral Caves son una serie de cuevas marinas que se encuentran sobre la costa. Otro punto donde no nos detuvimos y que se puede visitar es Lake Wilikie, para llegar a él hay que recorrer un sendero de 30 minutos de ida y vuelta.

Siguiendo por la carretera, hay un fabuloso mirador llamado Florence Hill Lookout con unas vistas inmejorables a Tautuku Bay.

Florence Hill Lookout
Florence Hill Lookout

Llegaba el momento de visitar una de las cascadas más bellas del país, las Purakanui Falls. Una preciosa caída de agua escalonada que con la fuerte tormenta que había caído estaban espectaculares. Para llegar hasta aquí realizamos un pequeño sendero de 20 minutos. Muy cerquita también se encuentran las Matai Falls.

Purakanui Falls
Purakanui Falls

Nugget Point fue nuestra penúltima parada. Un sendero de unos 100 metros con vertiginosas vistas al oceano en el que podemos ver focas y leones marinos. Vale la pena detenerse cada pocos pasos para observarlos. El camino lleva hasta un vistoso faro siutado sobre un acantilado que avisa de los numerosos islotes rocosos verticales que son golpeados por fuertes olas continuamente. La estampa es espectacular.

Nugget Point
Nugget Point

La última parada fue en Kaka Point, muy cerquita del anterior punto y considerado el lugar de salida de The Catlins. Una pequeña localidad bordea a una bonita playa en la que se realizan numerosos deportes acuáticos. Si te gusta el riesgo, este es tu lugar. Si solo estás de paso como nosotros, te detendrás muy poco aquí.

Kaka Point
Kaka Point

Y con esto finalizamos The Catlins. Una zona increíblemente bella y salvaje de Nueva Zelanda, con poquísimo turismo y del que disfrutamos muchísimo.

útil 0 trotamundos consideran esto útil.

Comentarios

Comentarios:


No hay comentarios
LosTrotamundos.es © 2012-2020
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Solicitamos tu permiso para obtener datos de tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Política de privacidad