Iniciar sesión flecha
Usuario:
Contraseña:
Recordar

LosTrotamundos

logo
LosTrotamundos
 
Guías de Bélgica
Orden: Votos ↓ - Fecha - Visitas

Bruselas, Brujas y Gante (Bélgica)
09/03/2013

Partimos a tierras belgas para celebrar el fin de año del 2008, para ello volamos con Ryanair desde Valencia hasta el pequeño aeropuerto de Charleroi, la mejor manera de ir hasta Bruselas desde aquí es coger el autobús que tarda alrededor de unos 45 minutos y te deja al lado de la estación de trenes de la capital.

Una vez llegamos a Bruselas, lo primero era ir hacia el albergue que teníamos reservado, era el Auberge de Jeunesse Génération Europe, un albergue de habitaciones grandes con cuarto de baño dentro, el desayuno estaba incluido, el trato al cliente era bastante bueno y estaba todo muy limpio, un lugar perfecto si no os queréis gastar mucho dinero. La única pega es que te obliga a coger el metro para poder trasladarte hasta el centro de la ciudad.

Nuestra llegada a la capital fue a media tarde por lo que fuimos rápidamente al centro a poder dar una vuelta y ver las cosas más importantes de la ciudad. Pasamos por el Teatro Real de la Moneda que es la sala de opera de la ciudad, de ahí pusimos rumbo a la famosa Grand Place pero por el camino nos encontramos con uno de esos monumentos que son difíciles de encontrar, el Jeanneke Pis, se trata de una pequeña fuente de una niña meando, es curioso de ver cuanto menos puesto que uno de los símbolos de Bruselas es el Manneken Pis que es la fuente del niño meando, muchas veces se ha llegado a decir que la fuente del Jeanneke Pis es un mito y no existe pero todo lo contrario... es una realidad solo que es difícil de encontrar así que aquí os dejo la dirección: Impasse de la Fidélité.

Una vez llegas a la Grand Place la verdad es que sorprende por los edificios de estilo gótico que tiene, entre ellos el ayuntamiento y la Casa del Rey que se encuentran encarados, allí nos detuvimos un buen rato a observar cada rincón de la plaza que está considerada patrimonio de la humanidad. Si visitas Bruselas en agosto esta plaza es adornada con un manto de flores.

De aquí nos pusimos en camino hacia el Manneken Pis pero antes pasamos por la estatua de Everhard 't Serclaes, (Everhard está considerado un héroe al defender la ciudad de Bruselas ante la invasión de Bravante) este monumento está totalmente reluciente debido a que todo el mundo lo toca porque las leyendas dicen que trae buena suerte... sea cierto o no, nosotros también lo tocamos por si las moscas.

Finalmente llegamos al símbolo de la ciudad, la pequeña fuente del Manneken Pis, una fuente graciosa de un niño de unos 50 centímetros meando del que parten muchas leyendas, una de las más famosas cuenta que las tropas del pequeño duque Lovaina de 2 años de edad se dirigían a la batalla contra los Berthout, las tropas decidieron decidieron meter al pequeño en una cesta y colgarlo de un árbol para que desde allí orinara sobre las tropas enemigas que terminaron perdiendo la batalla. Esta graciosa fuente la suelen disfrazar bastante amenudo, cuando nosotros estuvimos dio la casualidad de que no tenía ni un tipo de disfraz pero dicen que posee alrededor de 800 disfraces y que se encuentran expuestos en la Casa del Rey.

Con esto dábamos por finalizado nuestro primer día en Bélgica, para coger fuerza nos tómanos un gofre de chocolate buenísimo y unas buenas cervezas, y es que si hay alguno realmente bueno en este país es el chocolate y la cerveza...

Nuestro segundo día partimos hacia Brujas en tren para pasar el fin de año. Desde la estación de trenes de Bruselas parten con bastante frecuencia con destino a Brujas y con parada en Gante (ciudad que vimos al día siguiente), en total es una hora aproximada de trayecto. Brujas es una pequeña ciudad tremendamente bonita, una de las más bonitas que hayan visto mis ojos pero... es muy pequeña, se puede ver todo prácticamente en medio día.

Como todos los días, lo primero fue ir hacia nuestro albergue, el Charlie Rockets, un hostal pensado para gente joven, con una muy buena decoración y un bar perfecto para tomar unas copas (aunque no estéis alojados en este albergue vale la pena pasarse por el bar solo por la decoración). La mayor pega que le pondría es que los baños eran compartidos (algo normal) y estaban bastante sucios.

El recorrido que hicimos por Brujas empezó en la Plaza Burg, la segunda plaza más importante de la ciudad y donde se encuentra el impresionante ayuntamiento de estilo gótico, por ahí nos metimos por una pequeña puerta que daba al otro lado del ayuntamiento y por donde pasa uno de los canales más importantes de la ciudad, 31 de diciembre y... ¿como estaban los canales de Brujas? totalmente congelados, me impresionó y os podéis hacer una pequeña idea del frío y humedad que hacía...

Recorriendo este canal llegamos a la pequeñita Plaza de los Curtidores, el lugar donde antes vendían el pescado, en mitad plaza se encuentra una columna con dos leones que sujetan el escudo de los curtidores. Continuamos recorriendo el canal y llegamos al lugar más fotografiado de Brujas, el Muelle del Rosario (Rozenhoedkaai), el paisaje en este lugar es bellísimo... casas medievales, puentes de madera que cruzan los canales, al fondo la Torre Belfry... Si te vas de Brujas sin haberte hecho una fotografía aquí, es como si no hubieras estado en Brujas.

Continuamos nuestro recorrido, ahora pondríamos rumbo hacia la plaza más famosa de la ciudad, la Plaza Markt, sin duda una plaza preciosa y amplia que al estar en fechas navideñas tenía en medio una pista de patinaje sobre hielo. En esta plaza está la Torre Belfry, un campanario medieval con forma octogonal. En este punto fue cuando decidimos comer dentro de la misma plaza, me esperaba precios más altos al estar en pleno centro...

La tarde fue destinada a ver un museo de hielo que estaba por unos días en la ciudad, Ice Magic, fue bastante curioso de ver, las figuras y las luces creaban una atmósfera muy peculiar, incluso el bar del museo estaba hecho con hielo, eso sí... mucho frío, nada más salir a tomarse un chocolate bien caliente...

Llegaba la noche y la celebración de fin de año... tras cenar en un Pizza Hut (intentamos en un restaurante pero estaban todos completos), fuimos a la Plaza t'Zand, lugar donde las personas de la ciudad celebran el evento. Allí se hizo la cuenta atrás y empezaron los castillos artificiales y la música, tras pasar un rato fuimos a los pubs que se encontraban en la Plaza Markt (por cierto, esta plaza de noche iluminada tiene mucho encanto).

Al día siguiente dimos una última vuelta por la ciudad, paseamos por el Museo Gruuthuse, entramos dentro de la Iglesia de Nuestra Señora donde se encuentra la escultura de Miguel Angel "Madonna with Child", vimos por fuera el Hospital San-Juan (uno de los hospitales más antiguos de Europa y convertido en un museo), paseamos tranquilamente por la zona del Beguinage donde se encuentra el hermoso Minnewater (Lago del amor) y el silencioso y tranquilo Beaterio del Príncipe de la Viña.

Con todo esto dimos por finalizada nuestra visita a Brujas y pusimos rumbo a Gante a media tarde.

En Gante nos alojamos en Albergue "de Draecke", con habitaciones grandes y baños en su interior, bastante limpio y con buen trato.

Esta ciudad es también preciosa, pensada más para vivir, con su casco antiguo lleno de belleza y canales y luego ya lo que es la ciudad en sí con todas sus ventajas y comodidades. Al ser día de año nuevo estaba casi todo cerrado y aún más siendo las horas que se nos hicieron. Realizamos un recorrido nocturno pasando por el Castillo de Gravensteen, la plaza Korenmarkt (la plaza principal de la ciudad), la Iglesia de San Nicolas, Stadhuis (ayuntamiento de Gante), el campanario de la Torre Belfort, la Catedral de San Bavón y St Annakerk, un recorrido bastante completo donde ves prácticamente lo más importante de la ciudad, la pena fue que lo hicimos de noche y no había un alma en la calle por ser las fechas que eran...

La mañana del día siguiente fue destinada a ver el Castillo de Gravensteen, el antiguo lugar de residencia de los condes de Flandes y que posteriormente fue usada como prisión. Hoy en día está convertido en un museo donde se nos muestra toda clase de instrumentos de tortura, una visita obligada si decidís visitar esta bella ciudad.

De nuevo partíamos rumbo a Bruselas, esta vez escogimos un Hotel que estaba en la zona donde se encuentra el Edificio Berlaymont, sede de la Comisión Europea, de allí partimos hacia el Arco del Triunfo del Cincuentenario que se iba directamente siguiendo la Rue de Loi-Wetstraat, una de las avenidas más modernas de la ciudad. En ese lugar paramos a comer mientras comenzó a nevar un poco, como curiosidad comentar que es la primera vez que he visto nevar en mi vida, a pesar de que nevó muy poquito, mientras mis compañeros comían, yo y otro colega (el cual tampoco había visto nevar) decidimos salir a la calle para disfrutar del momento, que pena que durase tan poquito...

A la tarde pusimos rumbo hacia la casa-museo de Victor Horta, un famoso arquitecto belga que fue pionero en el modernismo. Esta casa-museo, junto a las otras 3 casas de Victor Horta, pertenece al Patrimonio de la Humanidad. Al llegar la gigantesca cola que había para entrar nos echó para atrás y decidimos poner rumbo al Atomium...

El Atomium es uno de los mayores reclamos turísticos de la ciudad, fue construido para la Expo de Bruselas de 1958 y representa un átomo de hierro. Sinceramente es impresionante, además en la zona se conserva alguno de los pabellones originales. Intentamos entrar dentro pero llegamos demasiado tarde, el último turno del día acababa de entrar... de todas maneras, las personas que han visto el interior del Atomium dicen que no merece la pena, por lo tanto es mejor quedarse con la impresión que causa en su exterior (aunque a mi me hubiera gustado entrar).

Caía la noche y nos dirigimos a la Grand Place para despedir Bélgica entre cervezas y comprar chocolate para regalar (la marca más famosa es Leonidas). Camino hacia el metro para volver al Hotel pasamos por... "La Plaza de España", un sitio bastante feo con olor a meado pero que nos sorprendió por su nombre y por la figura del Quijote y Sancho Panza que había. También nos paramos a observar la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, de estilo gótico y que es la principal iglesia católica de Bélgica, un lugar que merece la pena visitar y que se conserva en un perfecto estado.

Con todo esto despedíamos este bonito país pero todavía nos quedaba una sorpresa... Al día siguiente había bastante niebla y como Ryanair es especialista en volar en aeropuertos secundarios, resulta que en el de Charleroi no disponían de sistemas antinieblas... todos los vuelos fueron cancelados (los de ese día y todos los que partían durante esa semana desde ese aeropuerto). Los precios del avión desde el aeropuerto de Bruselas a España se dispararon por las cancelaciones de Charleroi por lo que nos tuvimos que buscar otra vía de regreso... Nuestra idea principal era llegar en tren vía París, finalmente y tras ver que era una idea un tanto a lo loco.. decidimos reservar un avión desde París que partiría al día siguiente. Al menos sirvió para poder ver la Plaza del Trocadero, la Torre Eiffel, el Museo del Louvre (gratuito a ser primer domingo del mes), el Arco del Triunfo, el Obelisco de Luxor y la Catedral de Notre Dame. Todo esto fue posible en solo medio día gracias a que una de nuestras compañeras había estado de erasmus en esta ciudad y se la conocía a la perfección... Una pena que lo poco que vimos no lo viéramos con muchos ánimos después de vernos en esa situación.

En definitiva, un viaje que nunca olvidaré, tanto por la belleza de Bélgica como por la sorpresa final.

Autor:ToniEscuder
Votos0
Comentarios0

Total: 1
LosTrotamundos.es © 2012-2019
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Solicitamos su permiso para obtener datos de su navegación en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Política de privacidad