Iniciar sesión flecha
Usuario:
Contraseña:
Recordar
LosTrotamundos
logo
LosTrotamundos
 

Alsacia y Selva Negra

Autor: julsglobetrotter - Fecha de creación: 08/08/2013

Cuando mi compañera de trabajo anunció que iba a pedir una excedencia porque se iba 3 años a vivir a Estrasburgo, aunque con mucha pena, no pudimos evitar dibujar una pequeña sonrisa en nuestras caras. Ya sabíamos lo que eso significaba :)))

Así que nada, teníamos un año por delante para organizar el viaje, y finalmente esa visita de "acopleitor" fue tomando forma. Nos animamos tres compis más y yo. 

Compramos los billetes Madrid-Estrasburgo con Air France para volar del 28/03/2013 al 02/04/2013, haciendo escala en Paris CDG a la ida y Paris Orly a la vuelta. Hay varios horarios al día y los precios no varían. Así que aconsejo comprar este vuelo cuando lo veais, antes de que os quedeis sin los horarios deseados. Ah, Iberia de vez en cuando saca ofertas. Sacó durante el puente de diciembre una oferta Valencia-Estrasburgo directo por tan solo 150 euros. Pero como la gente andaba de puente, no pudimos comprarlo y lo perdimos. Tan pronto se acabó el puente se acabó la oferta también. En fin, siguiente paso: comprar el AVE.

El AVE es uno de esos trenes innecesarios en España, que sólo sirve para que te cobren un pastón por ir a 3 horas de tu casa. Pues, nada, no hay posibilidad de comprar un regional normal y corriente y no hubo más remedio que comprar un billete de AVE.

El billete nos salió por unos 80 euros o algo así, una burrada. A los dos días de comprarlo, anunciaron que saldrían más baratos  a partir de una fecha. Así que pensamos: pues en esa fecha lo cambiamos . Pues no, en esa fecha, la web se colapsó, se colgó, sólo te daba la opción de adquirir un billete a módico precio, y el resto era tarifa incluso más cara que la que obtuvimos nosotros en su día. Por lo que la publicidad de: bajamos los precios en el AVE era totalmente engañosa, ya que no te daba la opción de viajar en pareja, con amigos, con tus padres.... sólo había un billete por viaje a precio ultrareducido. Total, como se había colgado la web, dando dando a la pantalla con el ratón anulamos un billete sin querer. Y cuando llamamos por telf para decir lo sucedido y a qué se había debido, se lavaron las manos y nos comimos los mocos. Además, comprar un billete nuevo nos costó más caro. Muy fuerte esto del AVE. Nunca más saldré de Madrid si no puedo ir en coche. 

Después de la odisea del AVE, estaba la cuestión del hotel....menos mal que mi amiga es apañada y ya alquiló en Estrasburgo una casa lo suficientemente grande como para acoger invitados. De esas nos libramos....porque con la suerte que habíamos tenido con el vuelo y el AVE....imaginad si hay que buscar hotel (igual nos toca repartirnos por la ciudad porque no quedan habitaciones suficientes).

Por último, cuál es la ropa apropiada para finales de marzo-principios de abril? Pues ropita de finales de invierno español. Con suerte, veríamos las flores en los balcones adornando los pueblos. Unos días antes, miramos el tiempo en internet y....seguía nevando. Así que nada, fuimos a decathlon a terminar de amueblar nuestro armario de la nieve: calcetines y camisetas termicas a saco, botas especiales, bla bla bla....(Menos mal que Air France te deja llevar 23 kg).

 

28/03/2013

VALENCIA-MADRID-PARIS-ESTRASBURGO

Y llegó el día: inicio de pascuas, con ganas de vacaciones. Y allá que nos fuimos mis tres compis: Silvia, Júlia, Estela y yo. Cogimos el AVE, y no había sitio para nuestras maletas. El revisor muy amable nos dejó poner alguna en business (alguna, pero no todas....que bien que las espachurró donde pudo). En Atocha, estaba esperándonos un taxi que nos llevaría a Barajas. Así que nada, en breve estábamos dentro del avión destino a París CDG. 

Yo nunca había estado en París CDG, sólo en Orly, y no imaginaba que fuera tan grande. Íbamos con el tiempo medio justo, pero solo teníamos que cambiar de terminal y coger el enlace.....Nos costó darnos cuenta que había que coger el autobús para llegar a la terminal!!!! Vamos, que casi no llegamos. Finalmente todo estuvo en orden y a la hora indicada estábamos en Estrasburgo. 

El aeropuerto de Estrasburgo es más pequeño que el de Manises, más que el de Luton. Es similar al de Reus o al de Trapani...vamos, parecía un low cost airport. Tan pequeño era, que nuestra amiga se metió donde las maletas a buscarnos, que estaba al lado del bar, y nadie se percató. Ella, muy happy como es, vino a buscarnos en su cochecito pequeño....y cuando nos vio aparecer con los maletones casi le da un espasmo. Sólo conseguimos encajar una de los 4 maletones dentro de su maletero, por lo que tuvimos que pillar un taxi, para llegar a su casa. 

Hacía un tiempo de perros, con lluvia y un poquito de frío. Pero nos gustó mucho su vecindario, con influencia alemana en cuanto a edificación se refiere. Esa noche, fuimos a un restaurante-pub que había cerca de su casa y probamos la tan famosa Tarte Flambee, que es como una pizza pero más bien parece masa de hojaldre. En lugar de tomate, lleva queso y nata. La típica es de bacon y cebolla. Probamos tambíen una de manzana flameada (que estaba un poco fuertecita). Muy ricas!!! Plato recomendable 100% y barato.

 

29/03/2013

ESTRASBURGO

Nos levantamos prontito y lo primero que hicimos fue asomar el dedito por la ventana. Después de darnos cuenta de que no estaba nublado y la temperatura se podía aguantar bajamos a desayunar. Nuestra amiga, para darnos la bienvenida, nos había hecho un kugelhopf, otro plato -dulce en este caso- típico alsaciano. Se hace en un molde especial con forma de flan con un agujero en medio, generalmente de cerámica. Se trata de un bollo bastante compacto con frutos secos y está delicioso. 

Cuando estuvimos listas, cogimos su pequeño coche y nos fuimos a Estrasburgo. Lo cierto es que es bastante fácil aparcar en los alrededores del centro histórico. Lo digo por si vais en coche. Aparcamos y desembocamos en la catedral de Notre Dame, que es Patrimonio de la Humanidad. Su torre, de 142m de altura, la constituyó como el edificio más alto del mundo por más de dos siglos. Es de estilo gótico, rodeada de gárgolas grotescas, y es imponente. Por dentro también lo es, tiene un reloj astronómico además. Cuando terminamos el tour por la catedral, pagamos para subir a la torre. Vale muchísimo la pena. Se ve toooda la ciudad. Lo único es si pillais un día nublado. Pero si está despejado es espectacular. 

La Pz de la Catedral es muy bonita, llena de puestecitos, de gente, mucho ambiente. Tras examinar todas sus tiendas, seguimos caminando y encontramos una tienda de chocolates. Cargamos nuestras mochilas con chocolates de fresa, pistacho, vainilla, y otros sabores exóticos y nos encaminamos hacia la Pz Gutenberg. Esta plaza tenía puestos de comida callejeros y toldos con bancos y mesas para comer, así que le echamos el ojo para cuando fuera la hora. Seguimos hacia la Pz Kleber y continuamos callejeando y disfrutando de los edificios de esta bonita ciuad. 

Volvimos a la Pz Gutenberg para comer en los banquitos. Comimos chukrut con una especie de pasta tipo spätzle alemán, bocatas de salchichas y otras guarradillas muy buenas. Con cerveza de acompañamiento, por supuesto. 

Bajamos hasta el río desde aquí y lo seguimos hasta llegar a la parte más conocida de Estrasburgo: la Petite France. Recorrimos sus canales y sus pequeñas calles hasta la hora de la merienda, momento en que decidimos parar. Paramos, sin querer, en uno de esos sitios que tienen en la puerta mil pegatinas de trotamundos, trip advisor, etc, aconsejando el local. El nombre era Salon de Thé Grand Rue Pastisserie, y sin duda, no nos decepcionó. Nos pedimos algunas porciones de tarta, que eran enormes, y además, nos sacaron una cesta de merengues, cortesía de la casa. 

Llenamos el estómago y proseguimos hacia el tranvía. Esta vez íbamos al Parlamento Europeo. Nos hicimos un reportaje fotógrafico en las afueras de los edificios más emblemáticos y cruzamos la calle para visitar el Parc de l'Orangerie, que es un parque que tiene bastantes animalitos, de todo tipo. 

Volvimos al tranvía para acercarnos de nuevo a la zona del centro. Cenamos en un lugar llamado Les Braseurs. El sitio no estaba mal, el precio era asequible, pero precisamente por eso estaba a tope, y el servicio dejó un poco que desear. 

Cuando volvimos a cada de mi amiga, su marido nos enseñó distintos licores típicos de la zona, que recomiendo probar. Existe una versión del orujo español, blanco o afrutado. Me quedo con la versión afrutada. 

El día había sido largo y necesitábamos dormir. Al día siguiente teníamos más visitas pendientes. 

 

30/03/2013

ESTRASBURGO-MOUNT SAINT ODILE-HOHWALD-CAMPO DE CONCENTRACIÓN STRUTHOF-OBERNAI-ESTRASBURGO

Lo primero que hicimos este día fue ir a comprar el pan y el relleno para la comida en el avión de vuelta, ya que Air France no te da de comer (como cualquier compañía hoy en día), y aprovechamos para comprar queso Munster y Reblochon para llevarnos a España (error total!!! ya vereis por qué)

Este día nos acompañó el marido de mi amiga y nos repartimos en dos coches. El día había salido nublado y frío, muy frío. Nos llevaron a Mount Saint Odile, que estaba todo nevado. Se encuentra situado en Los Vosgos y hay una especie de convento del SVII. Este es punto de inicio para muchas rutas por la naturaleza. Caminamos un poco, pero la nieve estaba muy pisoteada y resbalaba. 

Aquí especialmente hacía mucho frío. Después de dar una vuelta, bajamos a Le Hohwald, para verlo (realmente es muy pequeño) y comer. Todo estaba cerrado allí, y casualmente encontramos el restaurante puntazo del viaje: A L'Ancienne Grange, donde degustamos las famosas galettes alsacianas y yo tasté la cerveza picon, que tiene como un toque dulce afrutado. La galette no es un crepe salado, como podeis malpensar. Eso es en Bretaña. Aquí una galette es como un plato muy consistente cuya base es siempre patata crujiente y queso. El queso se puede elegir y el resto de ingredientes también. Es una comida muy calórica, ideal para el frío, y está muy bueno. Nos pusimos hasta arriba de comer, y sin dejar nada en el plato (faltaba más) y despedirnos de la dueña con alegría (¿serían las cervezas?) nos fuimos muy contentos de allí.

Salimos con el ánimo arriba y menos mal, porque la visita que venía a continuación era un poco deprimente: el campo de concentracion de Struthof. La nieve ya tenía un grosor considerable (más de un metro) y hacía un frío que pelaba. No sentíamos los dedos, y ver la falda de la montaña, con los barracones, y ese frío desolador, nos puso los pelos de punta. Llegamos un poquito tarde y no se nos permitió la entrada, pero básicamente se veía todo desde allí. Arriba de la montaña estaba la torre de vigilancia. Se suponía que la falda de la montaña estaba llena de barracones, que eran vigilados desde la torre muy fácilmente. Habían dejado de forma simbólica la horca -en medio de todo-, los barracones de abajo, las cámaras de gas y el crematorio, con esa chimenea desde donde casi podía decir que me llegaba el olor a carne humana. Todo está en mi mente, claro. No olía a nada. Pero yo veía a los pobres hombres con un triste pijama de rayas muertos de frío allí, y casi me alegré de pensar que pudieran morir de frío antes que de asfixia. Por aquí pasaron 44000 personas, de las que murieron la mitad, bien a causa de las torturas, de los trabajos forzados, e incluso a consecuencia de los experimentos científicos que aquí también se llevaban a cabo. Tenía de todo este campo, estaba completito para funcionar como centro de torturas. 

Visitamos el museo, que sí estaba abierto, y tenía un resumen de todos los campos de concentración que existían y fotos de la época. Cuando terminamos, nos fuimos a visitar el bonito pueblo de Obernai. Callejeamos y entramos en sus tiendas y pastisseries. Fue aquí donde me di cuenta de que el animal nacional es: la cigüeña, que está en todos los formatos disponibles en todas partes.  

Volvimos a casa, esta vez sin hambre...creo que la galette es buena para un Ramadan, cumple perfectamente su objetivo. 

 

31/03/2013

ESTRASBURGO-CHÂTEAU HAUT KOENIGSBOURG-RIBEAUVILLÉ-COLMAR-KAYSERBERG-ESTRASBURGO

Este día prometía igual de frío o más que el anterior. La nieve caía cuando nos levantamos. Claro, no caímos que habían cambiado la hora y era normal que hiciera más frío, pues realmente era una hora antes que el resto de días.

Intentamos adaptarnos al tiempo y desayunamos felizmente. Esta vez el kugelhopf se había terminado y sacamos otra cosa típica alsaciana: como un bizcocho de vainilla en forma de cordero. Nada, el kougelhopf mucho mejor. Pero bueno, hay que probarlo todo, no?

Salimos en un coche rumbo al castillo de Haut Koenigsbourg. Si lo visitais, teneis que aparcar en el arcén de la carretera. Mientras más tarde llegueis, más abajo os tocará. Eso sí, importante: intentad acordaros a qué altura de la carretera habeis aparcado porque si no, os pasareis bastante tiempo buscando el coche. Subimos al castillo, pagamos la entrada y una audioguía para todas. 

El castillo tiene su origen en el año 774, cuando Carlomagno lo donó a una abadía. En torno al año  1079, se convirtió en fortificación y se construyeron dos torres de vigilancia. En el SXV, se convirtió en refugio de bandoleros, siendo asaltado e incendiado. El castillo ha sido totalmente restaurado, pero aún así, recomiendo la visita. En una hora u hora y media se ve perfectamente. Tampoco es que apeteciera estar mucho más allí con el frío que hacía...alguna amiga empezó a sentir cómo se le dormían los dedos y nos llegamos a asustar. (Qué poco acostumbraditas estamos al mal tiempo. Como en España no se vive en ningún sitio).

Bajamos por la carretera a buscar el coche. Sabíamos perfectamente donde estaba: enfrente de una caravana. Muy bien, tardamos en darnos cuenta de que buscar puntos de referencia móviles quizás no es lo más apropiado. Ese día estuvimos sembradas. Después de ir carretera arriba y abajo buscando el coche....ni la propia dueña lo encontraba, finalmente nos dimos cuenta de que habíamos aparcado al lado de la entrada del castillo :S (¿cómo es posible que tardáramos tanto en llegar a la entrada si tan cerca lo habíamos dejado?) En fin, pusimos rumbo a Ribeauvillé.

Llegamos a este encantador pueblecito de Los Vosgos a la hora de comer (hora de comer francesa, quiero decir), así que entramos en un sitio que nos pareció caro y escaso. Recorrimos el pueblo, y nos hicimos un reportaje fotográfico con mi maravilloso trípode, que me acompaña allá donde voy. Compramos en una panadería de lo más rústica una especie de pan de higo que estaba buenísimo, para desayunar al día siguiente. Aunque yo me lo habría comido todo allí mismo. 

Proseguimos hacia Colmar, ciudad natal de F. A. Bartholdi, creador de la Estatua de la Libertad. Es por eso que, a la entrada del pueblo, hay una estatual de la libertad, imitación de la de New York. Llegamos a la pz de la Cathedrale y paseamos por la Rue des Serruriers hasta llegar a otra iglesia. Había mucho ambiente y una especie de feria, con animalitos y todo. Seguimos caminando hasta la Grand Rue por calle estrechas y llenas de gente y tiendas muy cucas. En un corto paseo llegamos a la Petite Venise de Colmar, que es una zona pequeña de canales, muy bonito, y desde allí vimos el atardecer. 

Después de ver una exposición de huevos (pintados algunos, tallados otros...de lo más curioso) y recorrer sus calles, pusimos el gps dirección a Kayserberg, un pequeño pueblecito cerca del Comar (en el Alto Rhin). Este pueblo entra dentro de la Ruta de los Vinos de Alsacia, y está rodeado, como no, de viñedos. Después de caminar un rato y hacernos el reportaje de rigor (esta vez, tocaban las fotos chorras del viaje), volvimos al coche. Esta vez el coche estaba al lado de una pared cerca del río....la pared no es una referencia móvil y sabíamos que no se podía ir. Pero..... el río cruzaba toda la ciudad. Así que ponte tú a buscar la dichosa pared en cuestión. Ese día, como ya dije, estuvimos sembradas. Tardamos un buen rato en encontrar el coche, y pensamos que no era el nuestro porque el conductor se iba ya....y claro, la conductora de nuestro coche era nuestra amiga y, obviamente, estaba con nosotros. Cuando llegamos al susodicho coche que creíamos era el nuestro pero cuyo conductor se iba, descubrimos que no había tal conductor, y que nuestra amiga se había dejado las luces encendidas todo el tiempo!!!!!! En fin, a casa y a descansar, que mañana sería un día mejor (realmente había sido un gran día, con muchas risas y despreocupaciones, como toca en vacaciones).

 

01/04/2013

ESTRASBURGO-FREIBURG-LAGO TITISEE-TRIBERG Y CASCADAS DEL RÍO GURTACH-ESTRASBURGO

Hoy tocaba visitar el corazón de la Selva Negra, que contiene el bosque de abetos más grande de Europa. Recordemos que el segundo bosque más grande de Europa, repleto de hayedos, se encuentra en España y es la Selva de Irati (ya os contaré mis aventuras por allí, ya que es mi próximo destino a día de hoy). Este día se volvió a apuntar el marido de nuestra amiga y volvimos a salir en dos coches. 

Primero hicimos parada en Freiburg. Realmente Alemania está pegada a Estrasburgo. No olvidemos que fue territorio alemán. Así que en breve llegamos a esta bonita ciudad. Debo decir que prefiero Estrasburgo, pero recomiendo la visita a Freiburg igualmente. 

Aparcamos el coche a la otra parte del río, justo enfrente de Martinstor (la puerta de San Martín). Esta es la más antigua de las puertas del Freiburg, del SXIII. Siguiendo Kaiser Joseph Strasse se llega a la pz de la Catedral y la oficina de turismo. Allí cogimos un mapa, vimos la catedral y paseamos por su bonita plaza, que tiene unos edificios encantadores. La catedral gótica es imponente. Quisimos entrar dentro, pero al ser pascuas, estaban de oficio religioso, así que nos conformamos con su exterior. Allí había un grupo de lo que aquí serían juniors, cantando con su monitores canciones de lo más entretenidas. 

Callejeamos un poco y llegamos a Agustinerplatz, pasando por unos canales. Volvimos a Kaiser Joseph y paseamos por la otra parte, visitando alguna iglesia y la Universidad.  Por esa zona también está la pz del Ayuntamiento (Rathaus platz). 

Comimos en un lugar tradicional, al lado del Gewerbekanal, concretamente en Weinstube und Hotel Sichelschmiede. Si buscais en su web, os dareis cuenta de cuán encantador es este lugar. Aquí me pedí carne y mis preciados sprätzles, que tanto echaba de menos después de mis andanzas en Frankfurt años atrás. Luego el marido de mi amiga y yo, amantes de los licores, probamos una selección de licores alemanes. El resto de amigas también los probaron, pero la que más disfrutó con la cata fui yo XDD. Nunca probeis el licor de patata....es de lo más amargo y desagradable. El resto: estupendo. 

Volvimos al coche para ir al lago Titisee, que según mi amiga es de lo más turístico....y no se equivocaba. Es increíble que un lago tan precioso esté rodeado simplemente de tiendas de souvenirs. Intentamos abstraernos del ambiente guiriland que se respiraba y nos acercamos al lago congelado (bueno, los abetos de la selva estaban blancos, así que todo iba a juego). El lago en sí es bonito. Imagino que en verano debe ser muy agradable dar un paseo en barca por allí. Pero claro, tanta gente, tanto grito, tanta tienda, hacen que pierda el encanto con una facilidad pasmosa. 

El camino en coche hacia el lago, y posteriormente hacia Triberg, es sencillamente espectacular. Pararías cada 10 metros para admirar el paisaje: abetos por doquier -nevados todos, claro-, valles, pequeños pueblos en medio de la nada, el cielo claro -afortunadamente-. Me encantó.

Finalmente fuimos a Triberg, bonito pueblo completamente rodeado de abetos. Eso le da un aire oscuro y misterioso, especialmente en invierno. Entramos a las cascadas, que resulta que están cerradas en periodos invernales a causa de la nieve, pues es pelligroso caminar por allí. Las cascadas de Triberg tienen diferentes accesos, pues lo conforma una serie de cascadas, cuya caída es de hasta 160m, las más altas de la Selva Negra. Nosotros entramos por el pueblo. No pagamos nada, aunque hay taquilla, debido a que estaban cerradas por ser aún invierno. El sol es impenetrable en aquella zona, con árboles inmensamente altos. Así que intuyo que abriran pocos meses al año al tardar mucho en deshelar. Después de unas fotos de grupo con mi supertrípode y caminar un ratito, nos fuimos a casa. 

Esa noche salimos las chicas a cenar solas. Concertamos un taxi para el día siguiente y procedimos a lo que tanto miedo me daba: envolver todos los quesos que había comprado un par de días atrás para meterlos en la maleta. La nevera de mi amiga hedía a queso y no quería que mi ropa oliera igual. Pero no había más remedio que meterla en la maleta, ya que al ser queso cremoso no se puede llevar en la mano....maldita ley de los líquidos....

 

02/04/2013

ESTRASBURGO-PARIS-MADRID-VALENCIA

Bien tempranito vino el taxi a buscarnos, y la maleta ya olía a queso. ¡Ay, mi madre! Llegamos con suficiente tiempo, y total para descubrir que nuestro avión salía con retraso. Nos asustamos un poco porque teníamos tan solo una hora de escala en París Orly. Si se retrasaba, el tiempo de escala se reducía. Preguntamos a la azafata si todo estaba bien con el enlace y nos dijo que sí. Pues nada, cogimos el avión con bastante retraso y llegamos a Orly. Allí en la misma puerta del avión había un señor con un cartel que ponía: Madrid. Nos pegamos a él como una lapa y nos dijo que nos cerraban la puerta de embarque ¡¡ya!!, que corriéramos como no habíamos corrido en nuestra vida. Por el camino, perdiendo el aliento, le pregunté en mi francés macarrónico si las maletas llegarían y me contesto: normalmente llegan. Y punto, empezó a correr más aún. Creo que era una táctica de despiste.

Nos dijo que nos saltáramos la cola del control pero la propia gente no nos dejó. (Como es la gente, por shiva). Nos pararon a dos de cuatro para abrirnos el equipaje de mano. El hombre que venía con nosotros desapareció de nuestra vista con las otras dos....mi tocaya: júlia y yo nos perdimos...¡qué desastre! Y el avión que se iba: ¡qué estrés! Bueno, después de un par de vueltas, otra amiga viene a buscarnos y nos dice: el avión se va yaaaaaa. 

Ains, qué estrés. Llegamos a Madrid milagrosamente. Fuimos a la cinta y ocurrió algo extrañísimo: solo estábamos nosotras en la cinta. Y sólo habían dos maletas hechas polvo dando vueltas por ella. Nos recorrimos todas las cintas y ni vimos a nadie de nuestro avión, ni señal de nuestras maletas. Fuimos al stand de Air France y allí oímos a las azafatas decir que  las etiquetas de nuestras maletas estaban duplicadas y no sabían donde estaban :S (y yo con todos los quesos dentro). Nos quisieron tranquilizar diciendo que lo normal sería que estuvieran en París Orly. 

Así que nada, hicimos la reclamación de maletas con la esperanza de que las encontraran pronto. Salimos a pedir un taxi y cuando el taxista nos preguntó por nuestras maletas para guardarlas le dimos una alegría. Ya en el AVE, después de haber investigado que el siguiente avión que salía de Orly con Air France estaba volando ya, llamamos a Air France para ver si nuestras maletas iban en la bodega de ese avión. Nos dijeron que sí, pero que a Valencia tardaría un día en llegar. La alegría nos invadió y estuvimos celebrando. A mí me dio el bajón cuando me acordé de los quesos nuevamente. 

 

UN DÍA DESPUÉS

Me llamaron a las 13h para anunciarme que mi querida maleta había llegado sana y salva al aeropuerto de Manises (Valencia). Pero que el camión de entrega pasaría por mi casa entre las 17-21h.....No estaba yo dispuesta a esperar tanto, así que les comuniqué que me personaba allí mismo en 10 minutos (es lo que tiene vivir cerca del aeropuerto). Cuando llegué y buscaron mi maleta, me preguntaron si llevaba queso dentro, me hicieron la ola y me dieron las gracias por llevármela. 

En el coche, un olor apestoso invadía mis narices.... Abrí la maleta y casi muero intoxicada. Lavé mi ropa para descubrir que olía peor que cuando la saqué de la maleta. 

 

UN MES DESPUÉS

Conseguí deshacerme del olor a queso. El queso llegó perfecto, lo repartí a sus dueños y me comí el mío. La ropa estuvo aireándose todo este tiempo y he conseguido salvarla casi toda. Solo tuve que tirar la toalla que los envolvía y alguna camiseta de licra. La maleta tampoco huele ya y en breve volverá a irse de viaje conmigo XDD. 

 

MORALEJA:

Nunca compreis queso si estais obligados a guardarlos en la maleta.

Compartir
Compartir
útil 1 trotamundos consideran esto útil.

Comentarios

Comentarios:


No existe comentarios para esta guía
LosTrotamundos.es © 2012-2019
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Solicitamos su permiso para obtener datos de su navegación en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Política de privacidad